Síguenos en:
facebook twitter
Columnista La fiesta inolvidable Ahora ya sé que hay fiestas a las que no quiero asistir.
Por: María Fernanda Heredia


La fiesta inolvidable

¿Qué planes tienes para el sábado?, me preguntó mi amiga Carmen. En otros tiempos, cuando en plena adolescencia ella me hacía esa pregunta, yo podía estar segura de que me propondría algo muy divertido y pecaminoso. 

Bueno, "pecaminoso" es un decir porque en nuestra santurrona juventud, lo más osado que hacíamos era comprar cervezas y alquilar una película subida de tono para verla en el Betamax con otras amigas. Y "subida de tono" también es un decir... porque en las películas osadas, retorcidas y malsanas de ese tiempo lo más terrible que se podía ver era un señor en calzoncillo y una señorita en baby doll. 

En fin, que cuando Carmen me preguntó si tenía planes para el sábado, me di cuenta de que hace mucho que no salgo y que no he puesto pie en una discoteca desde que se puso de moda el Meneíto. Pensé que de vez en cuando una buena juerga es saludable para el cuerpo y para el espíritu. 

No tengo planes –respondí– ¿Qué propones? 

Ella bostezó y me dijo: Es el cumpleaños de Pablo y no quiero ir sola. 

Emocionada recordé a nuestro amigo Pablo: alto, corpulento, barba de tres días, ojos traviesos, manos traviesas, casa propia, baila como Chayanne y está divorciado. 

Imaginé que en esa fiesta habría todos los ingredientes necesarios para el desmadre y la locura. 

¡Voy contigo!, le confirmé a Carmen de inmediato y ella me dijo: De acuerdo, pero antes acompáñame a comprarle un juguete. 

Cuando escuché eso mi mente voló y supuse que Carmen querría comprarle alguno de los juguetes que les gustan a los hombres: algo tecnológico, algo pornográfico o algo con control remoto. Para evitar malos entendidos pregunté: ¿Un juguete para Pablo? Y ella contestó: sí un rompecabezas, un carro o un monstruo. Supongo que debió leer en mi cara que no estaba entendiendo nada, porque enseguida pasó a explicarme: ¡Pablo es el hijo de la vecina y es el mejor amiguito de mi hijo Nicolás! ¿En qué Pablo estabas pensando? 

Bueno... ya para ese momento daba igual mi respuesta, porque sin quererlo me había comprometido a asistir a una fiesta con piñata, payaso y platos de cartón. 

Carmen me puso al tanto de todo y gracias a eso me enteré de que Nicolás, a sus seis años, tiene una vida social mil veces más interesante que la mía: asiste por lo menos a dos fiestas semanales y no repite look. Baila todos los ritmos de moda, ya ha tenido tres novias, ha rumbeado en todas las pizzerías de la ciudad y si la fiesta no ofrece hora loca, no va. 

Aquel sábado mi amiga Carmen y yo hicimos nuestra entrada triunfal a la fiesta de Pablo. En la puerta nos recibió un sujeto disfrazado de Winnie Pooh, que tenía la cabeza desproporcionadamente grande. Cuando Nicolás entró Winnie Pooh le dijo: ¡Bienvenido! ¡Qué bueno que viniste con tu mami y tu abuelita! 
Carmen rió, yo agarré al oso cabezón del hocico y el único insulto que se me ocurrió fue: ¡Abuela tu abuela! 

Por supuesto, en esa fiesta no hubo locura ni desmadre, pero la verdad es que los niños se divirtieron un montón. 

Yo bostecé de principio a fin y Carmen se quedó dormida frente al mago. 

Esa tarde cuando mi amiga me dejó en casa se me ocurrió que debíamos hacer algo para reivindicar nuestro añejo espíritu festivo. La miré y le dije: Oye, estaba pensando... ¿y si le organizamos una fiesta sorpresa a nuestro viejo amigo Pablo? 

Carmen sonrió y dijo que sí. Por si las moscas, hice que me prometiera que no invitará a Winnie Pooh.

María Fernanda Heredia  
Escritora ecuatoriana reconocida internacionalmente.

Columnista

 
columnista A ras del suelo Por Michelle Oquendo
columnista La isla Por María Fernanda Heredia

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio Aguirre - Ycaza

En la iglesia San José se celebró el matrimonio de Cristina Icaza Reynoso y Andrés Aguirre Barriga. Los padres de la novia recibieron a sus invitados en los salones del Club de la Unión.

Leer más
sociales

Videos