Síguenos en:
facebook twitter
Turismo Atenas: La ciudad de los dioses La capital de Grecia y sus alrededores nos llevan por fascinantes y románticos lugares, llenos de mitos y leyendas.


Atenas: La ciudad de los dioses

Cuenta la leyenda que el dios Poseidón y la diosa Atenea se disputaban el dominio de la ciudad, por lo que cada uno le hizo un regalo. Y fue ella quien ganó, al lograr que una rama de olivo florezca en una roca; por eso, la actual capital de Grecia fue bautizada en su honor como Atenas.
 
La urbe se extiende como un gran manto, salpicada con las ruinas de la civilización griega, a orillas del mar Egeo. No es una metrópoli de altos rascacielos, sino más bien de edificios para vivienda y comercio. Su gente es amable y de aspecto bien cuidado. El griego es de temperamento alegre y derrocha simpatía; tiene ese carácter sureño que lo hace hablar mucho y sonreír con frecuencia. Los jóvenes vestidos a la moda se entremezclan con sacerdotes ortodoxos, tanto en sus tradicionales mercados como en las zonas comerciales modernas.


En cada paso que damos por las calles de Atenas, lo actual y lo antiguo se fusionan, por lo que es recomendable valernos de una guía o tomar algunas de las excursiones que ofrecen las diversas agencias de viajes, para así poder apreciar el valor real de cada monumento; e incluso animarnos a pasar los límites de la ciudad y hacer de nuestro viaje una experiencia completa. A continuación, una propuesta de recorrido.



Día 1 y 2 - Atenas 
• Acrópolis: La ciudad alta (significado de su nombre en griego) es el complejo arqueológico más importante del país y data del segundo milenio A.C. Está compuesto por un conjunto de ruinas, entre ellas, el majestuoso Partenón (totalmente de mármol), el Erecteón y el templo de Atenea Nike. La vista es espectacular desde las faldas de sus colinas, donde encontramos más edificaciones representativas, o desde el Odeón de Herodes Atico, un importante centro cultural. A este gran complejo es posible acceder a pie y en el precio de la entrada está incluida una visita al museo de Acrópolis, donde podemos admirar las hermosas cariátides, que son columnas esculpidas en forma femenina.


• Plaza de Syntagma: Rodeada de calles comerciales y hoteles de lujo, es el corazón de la ciudad. Aquí está ubicado el parlamento griego, en el que podremos visitar la tumba del soldado desconocido, la cual está escoltada por los evzoni, la Guardia Presidencial con su uniforme tradicional.


• Estadio Panateniense: Es el legendario estadio olímpico que albergó los primeros juegos de nuestra era en 1896.


• Museo Arqueológico Nacional: Contiene la mayor colección de objetos y obras de arte de la Grecia clásica, pues sus colecciones incluyen muestras de todas sus culturas; una de ellas, la máscara funeraria de Agamenón.


• Agora Antigua: La constituyen las ruinas del núcleo de la ciudad romana, su centro político y social. En ella se encuentra el templo de Hefesto, uno de los monumentos mejor conservados de Grecia, y un museo donde se conservan los hallazgos realizados en esta zona.


• Barrio de Monastiraki: El recorrido puede iniciarse a partir de la estación de metro de Monasteraki. Sus pequeñas calles son encantadoras, llenas de restaurantes y típicas tabernas, a las que no solo van turistas, sino también muchos atenienses. Degusta un tradicional Giros, en el restaurante Savvas. Este plato consiste en carne de cerdo o de pollo, envuelta en pan de pita, acompañado de salsa de yogurt.


• Plaka: Es un barrio famoso por su mercado dominical, situado muy cerca de la estación de Monasteraki. Aquí podemos adquirir antigüedades, artesanías, ropa, zapatos, joyas o hermosas bufandas. Y para retomar fuerzas, un café al aire libre con la espléndida vista hacia la Acrópolis.


• Kolonaki: Es el barrio más exclusivo de Atenas y el favorito de políticos y celebridades,  pues está lleno de elegantes tiendas marcas locales e internacionales.


• Colina de Lycavetto: Situada en el barrio de Kolonaki, ofrece una vista imponente de toda la ciudad. Un funicular nos transporta al restaurante de fama mundial, Horizons, ubicado en la cima de la colina. En su menú internacional, se destaca el Risotto de hongos silvestres, que acompañado de un vino blanco regional y de la vista nocturna de Atenas como telón de fondo, es el broche de oro para culminar un emocionante día.


Día 3 - Crucero por las islas del Golfo Sarónico
Las islas griegas se distinguen por la belleza de sus playas, sus pueblos con arquitectura pintoresca, y  su mitología. Si, por razones de tiempo, no tenemos la oportunidad de visitar algunas de las islas más conocidas - como Creta, Mikonos o Santorini -, lo ideal es tomar un crucero por el Golfo Sarónico de un día, que comprende un recorrido por Poros, Hydra y Aegina, tres encantadoras islas que se encuentran muy cerca de Atenas. Se parte desde el puerto de Pireos.
 
Poros:  Su puerto es encantador, lleno de pequeñas embarcaciones que trasladan a sus habitantes al otro lado del canal del mismo nombre. Los pescadores venden sus productos frescos al pie del malecón y los artesanos comercializan, al otro lado de la calle, hermosas creaciones textiles y acuarelas con hermosos paisajes del lugar.


Hydra: Muy romántica, de calles empedradas y construcciones en blanco y azul. Propios y extraños solo pueden transportarse a pie, en caballo o mula, ya que está prohibida la circulación de carros. Entre las tiendas locales que más llaman la atención, está una joyería con piezas de jovenes diseñadores griegos, que son verdaderas obras de arte.


Aegina: Posee ruinas arqueológicas muy importantes, por lo que es imprescindible tomar una excursión adicional. Sus campos están llenos de pinos, árboles de pistachos y olivos, formando un paisaje digno de fotografiarse. Además, en ella está ubicado el templo de Afea Atenea, patrona de la isla, cuyas columnas dóricas están conservadas en excelente estado.


Día 4 - La península del Peloponeso
La excursión dura un día. El recorrido es en bus y empieza rodeando la costa del Golfo Sarónico para continuar con visitas a otros importantes puntos de este istmo.


• Canal de Corinto: Separa a la península de Peloponeso de la Grecia continental, y a la vez une el norte del  Mar Mediterráneo con el Mar Egeo. La vista es espectacular y, por ende, la foto es obligatoria.


• Acrópolis de Micenas: Es una gran fortaleza militar, la cual era uno de los mayores centros de la civilización griega. Aquí se destacan la imponente Puerta de los Leones y las tumbas reales. También cuenta con un pequeño museo.


• Nafplio: Encantador y romántico puerto de calles peatonales, considerado en la antigüedad como el verdadero centro de Grecia. Una parada que no podemos dejar de hacer es Fortaleza de Palamidi, pero para llegar a este punto, hay subir 857 escalones; el esfuerzo vale la pena.


Cuenta la leyenda que el dios Poseidón y la diosa Atenea se disputaban el dominio de la ciudad, por lo que cada uno le hizo un regalo. Y fue ella quien ganó, al lograr que una rama de olivo florezca en una roca; por eso, la actual capital de Grecia fue bautizada en su honor como Atenas.
 
La urbe se extiende como un gran manto, salpicada con las ruinas de la civilización griega, a orillas del mar Egeo. No es una metrópoli de altos rascacielos, sino más bien de edificios para vivienda y comercio. Su gente es amable y de aspecto bien cuidado. El griego es de temperamento alegre y derrocha simpatía; tiene ese carácter sureño que lo hace hablar mucho y sonreír con frecuencia. Los jóvenes vestidos a la moda se entremezclan con sacerdotes ortodoxos, tanto en sus tradicionales mercados como en las zonas comerciales modernas.


En cada paso que damos por las calles de Atenas, lo actual y lo antiguo se fusionan, por lo que es recomendable valernos de una guía o tomar algunas de las excursiones que ofrecen las diversas agencias de viajes, para así poder apreciar el valor real de cada monumento; e incluso animarnos a pasar los límites de la ciudad y hacer de nuestro viaje una experiencia completa. A continuación, una propuesta de recorrido.
Día 1 y 2 - Atenas
 
• Acrópolis: La ciudad alta (significado de su nombre en griego) es el complejo arqueológico más importante del país y data del segundo milenio A.C. Está compuesto por un conjunto de ruinas, entre ellas, el majestuoso Partenón (totalmente de mármol), el Erecteón y el templo de Atenea Nike. La vista es espectacular desde las faldas de sus colinas, donde encontramos más edificaciones representativas, o desde el Odeón de Herodes Atico, un importante centro cultural. A este gran complejo es posible acceder a pie y en el precio de la entrada está incluida una visita al museo de Acrópolis, donde podemos admirar las hermosas cariátides, que son columnas esculpidas en forma femenina.


• Plaza de Syntagma: Rodeada de calles comerciales y hoteles de lujo, es el corazón de la ciudad. Aquí está ubicado el parlamento griego, en el que podremos visitar la tumba del soldado desconocido, la cual está escoltada por los evzoni, la Guardia Presidencial con su uniforme tradicional.


• Estadio Panateniense: Es el legendario estadio olímpico que albergó los primeros juegos de nuestra era en 1896.


• Museo Arqueológico Nacional: Contiene la mayor colección de objetos y obras de arte de la Grecia clásica, pues sus colecciones incluyen muestras de todas sus culturas; una de ellas, la máscara funeraria de Agamenón.


• Agora Antigua: La constituyen las ruinas del núcleo de la ciudad romana, su centro político y social. En ella se encuentra el templo de Hefesto, uno de los monumentos mejor conservados de Grecia, y un museo donde se conservan los hallazgos realizados en esta zona.


• Barrio de Monastiraki: El recorrido puede iniciarse a partir de la estación de metro de Monasteraki. Sus pequeñas calles son encantadoras, llenas de restaurantes y típicas tabernas, a las que no solo van turistas, sino también muchos atenienses. Degusta un tradicional Giros, en el restaurante Savvas. Este plato consiste en carne de cerdo o de pollo, envuelta en pan de pita, acompañado de salsa de yogurt.


• Plaka: Es un barrio famoso por su mercado dominical, situado muy cerca de la estación de Monasteraki. Aquí podemos adquirir antigüedades, artesanías, ropa, zapatos, joyas o hermosas bufandas. Y para retomar fuerzas, un café al aire libre con la espléndida vista hacia la Acrópolis.


• Kolonaki: Es el barrio más exclusivo de Atenas y el favorito de políticos y celebridades,  pues está lleno de elegantes tiendas marcas locales e internacionales.


• Colina de Lycavetto: Situada en el barrio de Kolonaki, ofrece una vista imponente de toda la ciudad. Un funicular nos transporta al restaurante de fama mundial, Horizons, ubicado en la cima de la colina. En su menú internacional, se destaca el Risotto de hongos silvestres, que acompañado de un vino blanco regional y de la vista nocturna de Atenas como telón de fondo, es el broche de oro para culminar un emocionante día.


Día 3 - Crucero por las islas del Golfo Sarónico


Las islas griegas se distinguen por la belleza de sus playas, sus pueblos con arquitectura pintoresca, y  su mitología. Si, por razones de tiempo, no tenemos la oportunidad de visitar algunas de las islas más conocidas - como Creta, Mikonos o Santorini -, lo ideal es tomar un crucero por el Golfo Sarónico de un día, que comprende un recorrido por Poros, Hydra y Aegina, tres encantadoras islas que se encuentran muy cerca de Atenas. Se parte desde el puerto de Pireos.
 
Poros:  Su puerto es encantador, lleno de pequeñas embarcaciones que trasladan a sus habitantes al otro lado del canal del mismo nombre. Los pescadores venden sus productos frescos al pie del malecón y los artesanos comercializan, al otro lado de la calle, hermosas creaciones textiles y acuarelas con hermosos paisajes del lugar.


Hydra: Muy romántica, de calles empedradas y construcciones en blanco y azul. Propios y extraños solo pueden transportarse a pie, en caballo o mula, ya que está prohibida la circulación de carros. Entre las tiendas locales que más llaman la atención, está una joyería con piezas de jovenes diseñadores griegos, que son verdaderas obras de arte.


Aegina: Posee ruinas arqueológicas muy importantes, por lo que es imprescindible tomar una excursión adicional. Sus campos están llenos de pinos, árboles de pistachos y olivos, formando un paisaje digno de fotografiarse. Además, en ella está ubicado el templo de Afea Atenea, patrona de la isla, cuyas columnas dóricas están conservadas en excelente estado.



Día 4 - La península del Peloponeso


La excursión dura un día. El recorrido es en bus y empieza rodeando la costa del Golfo Sarónico para continuar con visitas a otros importantes puntos de este istmo.


• Canal de Corinto: Separa a la península de Peloponeso de la Grecia continental, y a la vez une el norte del  Mar Mediterráneo con el Mar Egeo. La vista es espectacular y, por ende, la foto es obligatoria.


• Acrópolis de Micenas: Es una gran fortaleza militar, la cual era uno de los mayores centros de la civilización griega. Aquí se destacan la imponente Puerta de los Leones y las tumbas reales. También cuenta con un pequeño museo.


• Nafplio: Encantador y romántico puerto de calles peatonales, considerado en la antigüedad como el verdadero centro de Grecia. Una parada que no podemos dejar de hacer es Fortaleza de Palamidi, pero para llegar a este punto, hay subir 857 escalones; el esfuerzo vale la pena.


• Teatro de Epidauro: El majestuoso Teatro de Epidauro fue construido en el Siglo IV A.C. y cuenta con la mejor acústica del mundo. La gigantesca tribuna alberga a 14.000 espectadores, quienes todavía pueden observar representaciones de las clásicas tragedias griegas, con lo que se mantiene el propósito original de su construcción.



Opciones para hospedarse
o El Hotel Ledra Marriot ofrece habitaciones dobles desde 150 euros, con todo el confort que esta cadena garantiza.
o El Athens Hilton, con vista a Acrópolis, garantiza una estancia de lujo en sus habitaciones desde 350 euros.


Comprar y comer
• Si queremos cenar delicioso y un tanto alejado del resto de turistas, la Taberna Santorini, en el barrio de Petralona, nos espera a tan solo dos estaciones de metro desde Monastiraki.
• También en el barrio de Halandri, el restaurante Hydroussa, de ambiente juvenil, degustaremos exquisitos platos tradicionales.
• En Artemis, en el barrio de Plaka, encontraremos hermosas creaciones en plata y artesanías a excelentes precios.
• Y para los amantes del calzado de cuero, el griego es conocido por su excelente calidad y sus modelos de última moda.



Teatro de Epidauro: El majestuoso Teatro de Epidauro fue construido en el Siglo IV A.C. y cuenta con la mejor acústica del mundo. La gigantesca tribuna alberga a 14.000 espectadores, quienes todavía pueden observar representaciones de las clásicas tragedias griegas, con lo que se mantiene el propósito original de su construcción.



Opciones para hospedarse
•  El Hotel Ledra Marriot ofrece habitaciones dobles desde 150 euros, con todo el confort que esta cadena garantiza.
•  El Athens Hilton, con vista a Acrópolis, garantiza una estancia de lujo en sus habitaciones desde 350 euros.


Comprar y comer
• Si queremos cenar delicioso y un tanto alejado del resto de turistas, la Taberna Santorini, en el barrio de Petralona, nos espera a tan solo dos estaciones de metro desde Monastiraki.
• También en el barrio de Halandri, el restaurante Hydroussa, de ambiente juvenil, degustaremos exquisitos platos tradicionales.
• En Artemis, en el barrio de Plaka, encontraremos hermosas creaciones en plata y artesanías a excelentes precios.
• Y para los amantes del calzado de cuero, el griego es conocido por su excelente calidad y sus modelos de última moda.

Columnista

 
columnista A ras del suelo Por Michelle Oquendo
columnista La isla Por María Fernanda Heredia

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio Aguirre - Ycaza

En la iglesia San José se celebró el matrimonio de Cristina Icaza Reynoso y Andrés Aguirre Barriga. Los padres de la novia recibieron a sus invitados en los salones del Club de la Unión.

Leer más
sociales